Estar siempre conectados, ¿un modelo de trabajo sobrevalorado?

Publicado: blog.sage.es


En nuestro país el número de teléfonos móviles con acceso a Internet a ha sufrido en los últimos años un crecimiento considerable. También en el ámbito de la empresa, donde muchas de ellas facilitan este tipo de móviles y conexiones de datos a sus empleados. Sin embargo, supone estar siempre conectados, ¿un modelo de trabajo sobrevalorado? Lo cierto es que no siempre se aprovecha como debiera y en muchas empresas se adopta más por moda o por tendencia pero no se le saca partido.

Es necesario tener en cuenta el tipo de trabajo para el que está destinado nuestro teléfono. De esta manera será más sencillo elegir el tipo de terminal que vamos a tener en la empresa, pero también el volumen de datos que vamos a mover, teniendo en cuenta si tenemos acceso a WiFi en la oficina, el número de horas que pasamos fuera, etc.

El correo electrónico, su principal uso

El correo electrónico es una de las principales razones para estas tarifas de datos en las empresas. Me parece bien para aquellos trabajadores que tienen un volumen alto de correos electrónicos por atender a diario, pero también tiene sus inconvenientes. Sobre todo, porque en muchos casos estamos dando una importancia a un canal de comunicación que no la tiene en la empresa. La atención urgente se suele ofrecer vía telefónica, quedando el correo como un canal menos importante.

En alguna empresa que conozco han utilizado esta mayor agilidad a la hora de contestar y estar al día de los correos, para tratar de desviar parte del soporte que hasta ahora iban dando por teléfono a sus clientes a este medio. De esta forma pueden ordenar mejor las prioridades de las tareas pendientes, les permite ganar tiempo, ser más eficaces y amortizar el gasto en las tarifas de datos asociadas a los teléfonos.

Otro de los aspectos donde han salido ganando muchas organizaciones ha sido en la coordinación de equipos a través de aplicaciones de mensajería instantánea, que permiten a pequeños grupos de trabajo comunicarse de forma rápida. De esta forma tienen un método eficaz para que todos estén informados de lo que hacen los demás o los problemas que van surgiendo a lo largo del día.

Trabajadores pegados a un despacho

Pero en muchas organizaciones los trabajadores viven pegados a un despacho. La mayor parte de su jornada laboral la pasan delante de su equipo de sobremesa, donde realizan las tareas asignadas. Para resolver estas tareas el correo electrónico es una forma de comunicación, tanto de ámbito interno como con los clientes. Disponer de un teléfono con acceso a datos en estos casos no resulta rentable. Cierto que cuando salen a comer, tienen que hacer alguna gestión fuera de la oficina, etc. puede ser bueno disponer de este teléfono, pero son las excepciones, no la norma.

Si a esto le unimos que en la mayoría de las empresas se trabaja con aplicaciones instaladas en los equipos, que por lo general no son accesibles desde el exterior, no acabo de ver la rentabilidad de este modelo de estar siempre conectado. En todo caso, si nuestra empresa trabaja con aplicaciones en la nube, que podemos acceder tanto desde el móvil como desde cualquier equipo en nuestra casa en caso de necesitarlo, este modelo de estar siempre conectados empezaría a ser rentable.

En todo caso, sería más adecuado para muchas empresas sustituir el equipo de sobremesa por un portátil, de manera que en aquellos momentos en los que existen acumulación de tareas el trabajador en lugar de quedarse más tiempo en la oficina pueda realizar el trabajo desde casa. En estos casos serviría para los dos modelos, sobre todo en el caso en el que los datos se guardan en local y el equipo. En caso de tener que establecer conexiones remotas también nos será de utilidad para trabajar desde casa o en nuestro lugar de vacaciones si lo necesitamos. Pero siempre visto como una medida que se utiliza de forma más o menos de forma habitual, no excepcional.

La desconexión necesaria para el descanso

A pesar de tener la posibilidad de conectarnos y trabajar en cualquier momento, de recibir el correo electrónico y gestionarlo inmediatamente, etc. no todo son ventajas. Esta forma de trabajar puede provocar que se sature el trabajador. Se tiene la impresión de no descansar en ningún momento. Nuestra mente no desconecta lo suficiente entre horas laborales y de descanso.

Este hábito repetido de forma continuada puede provocar que nuestra capacidad de concentración cuando estamos en el trabajo disminuya. De esta forma lo que ganamos gestionando desde el móvil, conectándonos desde casa, etc. lo perdemos por falta de concentración en nuestra jornada laboral.

Por todo esto, debemos tener muy en cuenta las características de nuestra empresa antes de dejarnos llevar por la tendencia del smarphone, del módem USB pegado al portátil que nos llevamos a casa o las conexiones remotas. No todas las empresas necesitan estar siempre conectadas, tanto a Internet como a sus aplicaciones. En todo caso, debemos definir qué trabajadores en nuestra empresa desarrollan una labor para el que esta movilidad sería interesante.

Enlace: http://blog.sage.es/innovacion-tecnologia/estar-siempre-conectados-%C2%BFun-modelo-de-trabajo-sobrevalorado/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Curiosidades. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s