La diferencia entre situaciones realistas y problemas reales

Publicado: Eduardo Kastika. Blog

1. Ideas para mejorar un zoológico

Hay problemas sobre los cuales cualquiera puede pensar. Problemas interesantes, creíbles, posibles. Aunque no tengamos nada que ver con ellos.

Por ejemplo, practicamos una técnica de creatividad imaginando soluciones para diseñar un zoológico ideal.

Desde cierto punto de vista, se trata de un problema “real”: hay zoológicos que merecen ser mejorados, hay zoológicos que merecen ser repensados.

Pero, en el mundo de las técnicas de creatividad, sólo decimos que un problema es real si nosotros (en este momento y lugar) tenemos alguna posibilidad de generar algún tipo de acción para resolverlo.

Es decir, en el caso del zoológico, si estamos trabajando con una Comuna que desea repensar su zoológico, si pertenecemos a una ONG dedicada al cuidado de los animales, si somos vecinos dispuestos a llevar adelante un proyecto… En estos casos el problema sí ES un problema real.

2. Más allá de las siutaciones relistas

Si no, es decir, si lo hacemos sólo como un ejercicio hipotético, para ejercitar nuestra creatividad o para practicar técnicas; este es sólo una situación “realista”. Pero no un problema “real”.

No importan tanto las dos palabras como la distinción. Es lo que plantea Donald J. Treffinger en su libro The Real Problem Solving Handbook. La diferencia entre “situaciones realistas” y “problemas reales”.

Las situaciones “realistas” son problemas potenciales. Pero los problemas reales son:

  • Problemas cuya existencia es reconocida y que existe un verdadero deseo de resolverlo.
  • Problemas que hasta el momento no sabemos cómo resolver.
  • Problemas que no están muy bien estructurados ni definidos.
  • Problemas cuyas soluciones dependen de la interacción con los contextos ante los cuales el problema se presenta.
  • Problemas que no tienen una sola respuesta correcta y la “mejor” respuesta generalmente no está clara.
  • Problemas que dependen tanto del conocimiento formal como del conocimiento informal.
  • Problemas cuyas soluciones tendrán consecuencias que nos importan.

3. El arte de diferenciar lo realista de lo real

Los situaciones realistas involucran problemas que efectivamente existen. Los problemas reales son problemas que existen pero que, además, nos importan.

Son problemas de cuya resolución dependemos para producir algún tipo de resultado que verdaderamente nos interesa.

Los equipos de trabajo que acostumbran a trabajar con problemas que “no les pertenecen” (es decir, que no son vividos para ellos como reales), pueden producir buenas ideas pero no siempre ideas accionables.

Las situaciones realistas son ideales para realizar ejercicios de precalentamiento creativo y para ensayar técnicas para perfeccionarlas.

Pero el proceso creativo es más productivo (aunque, es verdad, también más complejo) cuando el problema no solo es “real” sino sentido y percibido como real quienes lo resuelven.

Parte del oficio de la creatividad, consiste en no confundir situaciones realistas con problemas reales.

Enlace: http://eduardokastika.posterous.com/174053167

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Herramientas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s