La regla del 18/40/60

Publicado: franciscoalcaide.com

Quizás la obra más conocida del doctor Wayne W. Dyer (@DrWayneWDyer) es Tus zonas erróneas, que escribió hace muchos años y que le hizo mundialmente conocido, y que todavía hoy sigue siendo una obra de referencia.

Uno de sus capítulos estrella es el dedicado a: Tú no necesitas la aprobación de los demás, algo que no mucha gente consigue y que equivale a decir, “lo que tú piensas de mí es más importante que la opinión que tengo de mi mismo”.

Hay gente que es adicta a la aprobación de los demás. Les afecta mucho lo que los demás piensen de ellos. Por eso, hay mucha gente agarrotada e insatisfecha, por estar demasiado pendiente de la opinión de los demás, del qué dirán.

Esa necesidad de aprobación de los demás es tan grande que incluso en muchos casos se deciden las opciones profesionales en función de lo que es cool en cada momento, y claro, eso no puede dar resultado, porque cuando el yo interior (lo que soy) y el yo exterior (lo que hago) no están alineados, la insatisfacción suele hacer acto de presencia. Un conocido directivo me decía una vez: «Hay mucha gente condenada a la infelicidad laboral por no saber elegir. Es importante elegir una actividad profesional relacionada con el talento natural». Y es que talento y placer van de la mano.

En el post Quita el freno de mano de tu vida, ya advertíamos que uno de los principales inconvenientes que echan para atrás a muchas personas a la hora de perseguir sus sueños, de aquello que realmente desean, eran las críticas de los demás. Allí apuntábamos:

«Hay personas a las que las críticas, las opiniones de terceros, les sientan como un auténtico jarro de agua fría, les inmovilizan, les paralizan y les hacen desistir. Algo te hace daño si tú dejas que te haga daño. Una opinión es sólo eso, una opinión; o como decía Carlos Slim: Cuando vives para la opinión de los demás, estás muerto; pierdes tu esencia, tu autenticidad, tu singularidad».

Pero hay algo más interesante: ¿Sabes en qué consiste la regla del 18/40/60? De ello habla Jack Canfield (@jackcanfield) en Los principios del éxito, y básicamente consiste en lo siguiente:

– A los 18 años, uno se preocupa por lo que los demás piensan de uno.

– A los 40 años a uno le da igual lo que los demás piensen de uno.

– A los 60 años, uno se da cuenta que nadie nunca ha pensado en uno.

Por tanto, hay buenas noticias. Si eres de los que se preocupan demasiado por lo que los demás piensan de ti, no te preocupes tanto. La mayoría de la gente está demasiado ocupada en sí misma como para ocuparse de los demás, y si piensan en uno es para saber qué piensan de ellos. Relájate, toma tus decisiones y disfruta. Para cada persona, la persona más importante del planeta es ella misma.

De ello ya habló Dale Carnegie (@dalecarnegie) en su obra Cómo suprimir las preocupaciones y disfrutar de la vida:

«Ahora me doy cuenta que la gente no está pensando en ti o en mí, ni en lo que se dice sobre nosotros. Están pensando sobre ellos mismos -antes del desayuno, después del desayuno, y justo diez minutos después de medianoche. Estarán diez mil veces más preocupados sobre un leve dolor de cabeza de ellos que sobre las noticias de tu muerte o la mía».

Enlace: http://www.franciscoalcaide.com/2013/02/la-regla-del-184060.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Curiosidades. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La regla del 18/40/60

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s