La escasez es la base de la innovación (porque el hambre agudiza el ingenio)

Publicado:

escasez-innovacion-frugal-restriccionesHoy en día parece fácil, casi oportunista, hablar de la importancia de la escasez en la innovación y de cómo podemos hacer más con menos. Pero no se trata de algo de hoy. Desde siempre la escasez y las restricciones han sido dos de los principales acicates para la búsqueda de oportunidades… pero ¿la clave es la escasez o la necesidad?

Imagina dos árboles. Uno de ellos ha crecido en una zona de lluvias abundantes, y con extender apenas unos centímetros sus raíces  ha conseguido toda el agua que necesitaba. Y ahora imagina otro que ha nacido en una zona semidesértica en la que el agua es un lujo, y en la que ha tenido que luchar centímetro a centímetro por extender sus raíces muy profundamente.

Cuando sople el huracán… ¿cuál crees que va a ser el primero en caer?

Sé que posiblemente resulte polémico el afirmar que a mayor escasez más innovación, sobre todo en el contexto actual… pero si lo pensamos un poco tiene sentido. La mayoría de las grandes innovaciones y productos que hoy en día idolatramos no

nacieron en un contexto de super abundancia de recursos
y bonanza, sino en momentos donde había fuertes restricciones y donde la innovación era la única opción. No es por casualidad el dicho:

El hambre agudiza el ingenio

EL IMPACTO DE LA ABUNDANCIA EN LA INNOVACIÓN

Es un hecho que en esta coyuntura tenemos que hacer más con menos, pero quizás deberíamos volver la vista atrás y cuestionarnos cómo hacíamos las cosas hace sólo unos años. Si recordamos la época pre-crisis,  vivíamos en una época caracterizada por la abundancia, por los problemas en la gestión de la demanda, tal como discutimos en ¿Somos vendedores o panaderos?. En una palabra, obsesionados por la eficiencia. En ese contexto no teníamos ningún incentivo a cuestionarnos los por qué, de plantearnos que deberíamos sembrar otros campos y buscar nuevos nichos.

En las épocas de abundancia lo que prima es la eficiencia, en las épocas de escasez lo más importante es la eficacia

La abundancia nos empuja a no plantearnos el por qué, a centrarnos en buscar la perfección, en regodearnos en el camino buscando la perfección, a veces perdiendo de vista el objetivo. No tenemos prisa por llegar, hay comida de sobra para el viaje… y viajar es muy divertido. Además, como es bien sabido las tareas siempre se adaptan al máximo tiempo disponible para hacerlas sin importar su complejidad.  Y es que:

Unos ingresos fijos, recurrentes y crecientes son un opiáceo para las compañías: las duermen y las atontan, haciendo que sigan trabajando  de forma mecánica mientras engordan.

eficiencia-innovacion-escasez-limites

HA LLEGADO LA HORA DE BUSCAR OTRA FILOSOFÍA DE INNOVACIÓN

Claro, todo esto a día de hoy resulta obvio. La frugalidad en las operaciones no es una opción estratégica, es un requisito imperioso… pero debemos abrazar esta filosofía como guía para que no volvamos a cometer los mismos errores, entender que para ello posiblemente sea mejor adoptar un enfoque bottom-up (construir de abajo a arriba) en lugar de top-down (construir de arriba a abajo).

Debemos entender que quizás el éxito no es haber alcanzado la perfección (¿desde el punto de vista de quién?) sino haber identificado un camino por el que vale la pena andar, de haber validado nuestro modelo de negocio. Que quizás la clave no es crecer por crecer, y que a lo mejor deberíamos plantearnos si esa es la mejor idea (algo de lo que ya hablamos en ¿crecer es nuestra única opción?)

La innovación siempre ha surgido de la escasez, de momentos en los que era necesario buscar otra forma de hacer las cosas, cuando no había más opciones. Pero no de una escasez pura, sino de la presencia de barreras, de límites que hay que superar y que en ausencia de recursos abundantes debemos salvar aplicando la innovación.

La necesidad es la madre de la invención

Y aunque parezca mentira, a todos nos sienta bien trabajar bajo estas condiciones. Nos obliga a quitarnos de la cabeza lo que NO tenemos y podríamos necesitar o aprovechar,  y a centrarnos en lo que SI tenemos. Si tuvieras que volver la vista atrás y recordar aquellos momentos en los que pudiste ser más creativo en tu trabajo, aquellas situaciones en las que floreciste y aportaste más que nunca… ¿fueron en situaciones tranquilas y con abundancia de recursos o cuando había presiones en tiempo y tenías que usar la imaginación?

creatividad-innovacion-barreras

Alguien que utilizó estos principios como guía de su forma de entender la gestión fue Steve Jobs, que asignaba a los equipos plazos mucho más cortos de los necesarios y recursos parcos para potenciar su creatividad… incluso se habla (no he encontrado confirmación) que que cuando reasumió la dirección de Apple tras su etapa por Next lo primero que hizo fue reducir a cero los presupuestos de las áreas de I+D, y únicamente las fue abriendo de forma muy gradual y nunca con exceso de recursos.  ¿Casualidad?

No creo. En la India hace algunos años surgió un movimiento al que se le ha dado en llamar innovación frugal o innovación inversa  y que basa sus principios en el jugaad, el espíritu del pionero y que podríamos traducir como “hacer lo mejor posible con lo que se tiene”, y que en sentido amplio se refiere a:

Uso de una vía alternativa, camino o improvisación para resolver rápidamente un problema en ausencia de recursos.

Esta filosofía ha permitido crear productos que a priori eran considerados no viables, como un coche por $2.500 o un electrocardiograma portátil por $1.000 (cuando los normales cuestan $10.000)… partiendo de la escasez en recursos y las restricciones (en dinero, portabilidad…) en lugar de partiendo de los costes de los materiales, sumándolos y poniendo el margen.

Mi experiencia en Israel confirma todo lo anterior, ya que aunque hay recursos disponibles existe una filosofía de “hambre controlada” que empuja a que las empresas e instituciones se aprendan a “buscar la vida

LAS CONSECUENCIAS DE LA ESCASEZ Y LAS RESTRICCCIONES

Si somos capaces de entender correctamente esta filosofía de innovación y no nos quedamos en las consecuencias “obvias” de reducir artificialmente los recursos podremos obtener algunos sorprendentes beneficios.

  1. La escasez nos hace quitar lo superfluo.
  2. La escasez nos hace plantear soluciones diferentes
  3. La escasez nos obligar a focalizarnos en los objetivos
  4. La escasez saca lo mejor de nosotros

UNA ADVERTENCIA: ESCASEZ NO ES LO MISMO QUE SEQUÍA

¿Quiere decir esto que deberíamos no dar recursos a nuestros equipos cuando están desarrollando un proyecto? En absoluto. Lo que quiere decir es que nunca deberíamos dar demasiados recursos, y que cualquier gasto extra o nueva inversión debe estar perfectamente justificada… porque o operamos con “mentalidad de escasez”  o en cuanto la situación actual finalice volveremos a cometer los mismos errores.

Lo importante es entender que la escasez per se no es lo que potencia la innovación, sino la necesidad. Que una es consecuencia de la otra, y que si no existe una necesidad real de resolver un problema, la presencia de restricciones que superar y una perentoria voluntad, la escasez a secas no es suficiente. Lo que conseguiremos es hacer que la gente se vuelva creativa en cuanto a cómo llevar a cabo la búsqueda de medios para resolver el problema de la misma forma, no en cuanto a buscar soluciones diferentes.

Enlace: http://javiermegias.com/blog/2013/02/escasez-restricciones-base-innovacion-el-hambre-agudiza-el-ingenio/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Herramientas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s