Tecnología versus metodología, ¿cuál debe prevalecer?

Publicado: blog.sage.es/innovacion-tecnologia

Tecnología y Metodología

La tecnología ha evolucionado hasta tal punto en el que, hoy en día, se puede encontrar por todas partes. Nuestra relación con ella, nos guste o no, es en muchos casos algo que no se puede evitar, teniendo que convivir con ella. En el entorno de la empresa, ocurre lo mismo y prácticamente no se concibe ninguna empresa moderna sin una buena dosis de tecnología.

No toda la tecnología contribuye de la misma manera a dar soporte a las empresas, dado que en todos los mercados suelen existir soluciones mejor o peor adaptadas a los procesos que estas ejecutan. Esto, lejos de ser un problema, puede ser una oportunidad, dado que la tecnología lleva aparejada una metodología, es decir, una manera de hacer las cosas, cuyo impacto en los procesos puede ser positivo.

Tecnología y metodología, ¿cuál es más importante?

¿Cuál de las dos crees tú que debe prevalecer y primar a la hora de elegir una herramienta? ¿Tecnología o metodología? Para dar respuesta a esta cuestión, mis raíces galaicas me vienen al pelo, ya que, en mi opinión, la respuesta es que ni la una, ni la otra, sino ambas en conjunto. Tradicionalmente, en el sector de la consultoría, siempre se ha vendido que la tecnología es muy importante pero que no debe afectar a los procesos de la organización, es decir, que la tecnología debe adaptarse a los procesos que esta ejecuta y no al contrario.

Se puede estar de acuerdo más o menos con el anterior principio, pero conviene hacer énfasis en que no siempre es malo que la tecnología imponga algún cambio en los procesos de la organización. Por ejemplo, cuando se instala un software de gestión de una empresa que ha sabido plasmar su experiencia en el sector de muchos años, lo normal es que su solución recoja la casuística de muchas empresas que han sido clientes y que pueden venir muy bien a los que se decidan a implantarla.

En definitiva, lo que llevaría aparejada la tecnología del ejemplo anterior, es un conocimiento de años en un sector, el cual es un activo que va incluido en el precio. La implementación de ese activo del conocimiento en la aplicación, es lo que llamamos metodología.

Es la forma en la que un sistema gestiona un proceso, son los posibles caminos que a los usuarios se les presentan en cada momento y las soluciones que ofrece para convertir las entradas en las salidas que el usuario espera. Puede ser un software, por ejemplo, para gestionar la contabilidad de una empresa, pero también es aplicable a una máquina industrial de cualquier tipo. Es indiferente el entorno, más industrial o de servicios, lo que importa es la relación entre la herramienta, el proceso y el usuario.

Conclusiones

Cuando se adquiere una pieza de tecnología en la pyme, es recomendable analizar la metodología con la que trabaja y las opciones que permite. Por ejemplo, un ordenador, puede adquirirse con el sistema Windows, con Linux y con la de Apple. Para la mayoría de los usuarios, todos disponen de una tecnología de hardware muy similar, en la que la mayoría no aprecia la diferencia, siendo su software donde radican las diferencias más importantes.

Este software es similar, por ejemplo, hay ventanas con programas, hay iconos, etc. pero no se siguen los mismos procedimientos para almacenar ficheros, para ejecutar programas, para conectarse a una red y para muchas otras acciones. Cada sistema sigue una metodología propia, la cual consideran la mejor. Para un usuario de Windows, cuando llega al mundo de los ordenadores de Apple, se encuentra con que las ventanas se cierran de diferente manera o con que el teclado no tiene las mismas funciones. ¿Es esto bueno o malo? ¿Es adecuada esta metodología?

Dependerá del entorno, del proceso, de los costes y de tantas muchas otras cosas que habría que analizar cada caso. Lo importante es saber que pequeños cambios por adoptar una tecnología nueva casi siempre llevarán aparejados cambios de metodología, que pueden suponer un esfuerzo inicial pero que a la larga pueden conseguir que un proceso funcione mejor.

Enlace: http://blog.sage.es/innovacion-tecnologia/tecnologia-versus-metodologia-%C2%BFcual-debe-prevalecer/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Herramientas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s