Prototipo y Empresa Abierta. Puntos de contacto.

Publicado: juansobejano.com

Ya dije en un anterior artículo que creo que hay una filosofía común en torno a la Empresa Abierta (EA) y el prototipo. En cierto modo se puede decir que una EA es un prototipo aunque, como dije en su momento, salvando las distancias y siendo conscientes de los diferentes niveles que tienen un concepto y otro. Está claro que cuando hablamos de EA hablamos de un modelo de gestión, o más bien una filosofía de gestión, mientras que el prototipo es una herramienta de puro conocimiento concreto y con un tiempo limitado. La EA trata de dominar el tiempo a través de su sostenibilidad, mientras que el prototipo trata de dominar el saber a través de la comprensión inmediata.

A pesar de todo, como digo, sí creo que beben de principios y conceptos comunes como son:

Cambio

Tanto la EA como los prototipos se mueven en entornos de cambio. El prototipo no está para permanecer, no es un modelo definitivo, sino que trata de evolucionar en el tiempo. Del mismo modo la EA lleva en su esencia la semilla del cambio al abrirse a múltiples influencias y beber de distintas fuentes.

Un enfoque estático no es posible con la EA y el prototipo. De hecho, como decía en el anterior artículo, la EA es un prototipo constante, un modelo no definitivo, sino siempre dispuesto a mejorar y a poner en marcha todos los mecanismos posibles para esa mejora. El prototipo es inestable como lo es la EA.

Único, no repetido

El prototipo no pretende la réplica, sino el conocimiento, por eso no trata de crear un modelo definitivo, sino que pretende trabajar desde la singularidad de lo construido. Del mismo modo la EA, aunque no niega la posibilidad de la repetición, sí la imposibilita al construirse desde la unicidad: no hay dos empresas con las mismas influencias, con los mismos conocimientos y flujos de información internos, con la misma implantación en el entorno.

La singularidad, la exclusividad, que en otros casos podría considerarse una debilidad (¿afecta a la EA en su posibilidad de alcanzar economías de escala?) aquí es una virtud, porque los hace irrepetibles y únicos a la hora de obtener información y posicionarse en el mercado.

Búsqueda del conocimiento

En el prototipo es tal vez el objetivo principal, conocer más sobre el producto o servicio para ajustarlo a las necesidades del mercado. Pero en la EA, por su modelo y filosofía, también es clave, puesto que este tipo de empresas trabajan desde el incremento constante del saber. La EA genera mejores circuitos internos de comunicación buscando mejorar al mismo tiempo su capacidad de conocimiento y así dar mejores respuestas al mercado y a las necesidades de sus trabajadores y Partners.

Creo recordar que fue Julen Iturbe quien en uno de sus artículos dijo que la materia prima de la EA es la información. En este sentido es necesario comprender que un ecosistema de EA genera una serie de dinámicas y flujos que favorecen el desarrollo del conocimiento.

Imperfección

El prototipo es por naturaleza imperfecto, su objetivo no es generar admiración por sus formas, colores, integraciones o respuestas, sino generar dudas objetivas y trabajar en ellas. De hecho la imperfección es un valor del prototipo. Del mismo modo la EA tampoco busca la perfección. Sabe que ésta es sinónimo de quietud, de permanencia, y la EA lleva en sus genes el cambio, la evolución. No hay nada más allá de la perfección, y eso lo sabe la EA, por eso trata de descubrir sus errores a través de la apertura de canales de información, abriendo las ventanas para que entren influencias externas.

El prototipo sabe que no es uno sólo, que hay muchos como él, y que cada uno de ellos es útil en cuanto a que da información y acerca al observador al conocimiento.

Hacia el cliente

Tanto el prototipo como la EA están enfocados al cliente, no son herramientas o filosofías que se muestren ajenos al mercado. Además, ese enfoque parte desde el cliente y termina en el cliente, busca un modelo de conocimiento en el que ese cliente forme parte central del proceso, unas veces participando y otras siendo el objetivo y centro de la reflexión.

Enfoque humano

Aunque el prototipo es una herramienta que puede tener varios enfoques, hay una tendencia a generar conocimiento desde ella desde una perspectiva integral. Por eso no es que sólo ofrezca información de la persona como cliente, como he dicho en el punto anterior, es que además trata de comprender al cliente en su entorno social para tener todas las claves de los posibles beneficios que le puede generar el producto o servicio.

La EA también tiene una prioridad en comprender al trabajador y al cliente desde una perspectiva humana. No son sólo instrumentos de transacción, son también seres de conocimiento y relación que ayudan a mejorar a la empresa con su interacción diaria.

El ser humano se coloca, por tanto, en el centro de la reflexión e impulsa el conocimiento en una dirección y con un sentido determinado.

Estos puntos son, como digo, algunas ideas en torno al prototipo y a la EA. Soy consciente, vuelvo a decir, que estoy tratando dos planos diferentes, pero es interesante ver las posibles concordancias que hay entre estos dos conceptos y su integración en las corrientes actuales de pensamiento empresarial.

Enlace: http://www.juansobejano.com/2013/03/21/prototipo-y-empresa-abierta-puntos-de-contacto/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Herramientas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s