El emprendedor y los cojones.

Publicado: emprendedoresnews.com

 

Emprender es para cualquiera pero no cualquiera puede emprender. Parece una incoherencia  pero no lo es. Las ideas están ahí, esperando ser capturadas; las oportunidades están ahí, esperando ser descubiertas; el dinero da vueltas por ahí esperando ser atraído.  Y si están “ahí” significa que están disponibles pero no cualquiera accede a ideas, oportunidades y dinero porque se necesita algunas cualidades como visión, coraje, templanza, autoestima, aceptación del fracaso, optimismo,  intuición, conocimientos, espíritu apasionado, gusto por la adrenalina, etc.

Si un sueldo te da seguridad, emprender será para vos como jugar a la ruleta rusa. Hay que tener una personalidad fuerte para enfrentarse a lo desconocido, creer que se puede y construir algo desde la nada.

Los niños nacen puros y descontaminados de prejuicios pero a medida que crecen  los mayores los llenamos de “No”: “no se puede”, “no lo hagas”, “no toques”, “no”, “no”, no”,  etc. Y así vamos logrando colmar de miedos al emprendedor que hay en cada chico. Seguramente, cuando crezca sus deseos de independencia corren riesgo de frustrarse por exceso de temores.

Un buen consejo que siempre doy a los emprendedores es pedir consejos a los expertos, algo vital pero que la mayoría no hace. En cambio, lo que sí muchos hacen es prestar oídos a personas que, aunque bien intencionadas, responden más desde el afecto que desde la experiencia emprendedora, logrando transmitirnos sus propios miedos y desconfianza.

Entre los muchos dichos y cuentos que se le atribuyen a Albert Einstein, hay uno que ilustra esto a la perfección:

“Dos niños patinaban en un lago congelado de Alemania. Era una tarde nublada y fría.
Los niños jugaban despreocupados.  De repente, el hielo se quebró y uno de los niños se cayó, quedando atrapado en la grieta de hielo.
El otro, viendo a su amigo atrapado y congelándose, tiró un patín y comenzó a golpear el hielo con todas sus fuerzas hasta, por fin, conseguir quebrarlo y liberar a su amigo.
Cuando los bomberos llegaron y vieron lo que había pasado, preguntaron al niño:
– “¿Cómo conseguiste hacer eso? ¡Es imposible que consiguieras partir el hielo siendo tan pequeño y con tan pocas fuerzas!”

En ese momento, Albert Einstein pasaba por allí y comento:
– “Yo sé cómo lo hizo”
– “¿Cómo?
– “Muy sencillo”, respondió Einstein. “No había nadie para decirle que no era capaz”

Por eso, si tenés un sueño emprendedor, una idea, una oportunidad, ¡adelante! No lo abandones siguiendo las palabras de otros.

Si alguien te dice que con Internet no se hace dinero, contestale que se lo diga a la gente de Google o Facebook;
Si alguien te dice que no vale la pena innovar porque ya hay de todo, contestale que se lo diga a la gente de Apple;
Si alguien te dice que dejes de soñar y te busques un empleo, contestale que se lo diga a la gente de Walt Disney;
Si alguien te dice que vendiendo café no vas a salir adelante, contestale que se lo diga a la gente de Starbucks

Enlace: http://www.emprendedoresnews.com/editorial/el-emprendedor-y-los-cojones.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Emprendedores. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s